Secuelas de Ictus

El ictus es una enfermedad cerebrovascular y se produce por la disminución u obstrucción del flujo sanguíneo. La sangre no llega al cerebro en la cantidad necesaria haciendo que un alguna células nerviosas dejen de funcionar por falta de oxígeno.

Esta enfermedad es más frecuente a partir de los 50 años y su riesgo aumenta proporcionalmente con la edad.

Otros factores de riesgo son la hipertensión arterial, patología cardiaca, la diabetes, la dislipemia, la obesidad, el sedentarismo, el tabaquismo y el consumo excesivo de alcohol, entre otros.

El ictus también es denominado Accidente Cerebro Vascular (ACV), embolia o trombosis.

Los síntomas del ictus son la pérdida de fuerza o sensibilidad, debilidad en la cara, brazo y pierna de un lado del cuerpo, visión doble, sensación de vértigo, alteración repentina del habla y dolor de cabeza súbito. La identificación inmediata de estos síntomas es determinante en la evolución del enfermo, ya que se ha demostrado que los pacientes tratados desde el primer momento por los especialistas logran una recuperación casi total o con muy pocas secuelas.

En la actualidad, un 30% de los pacientes con ictus presenta un problema de discapacidad que se manifiesta con parálisis, problemas de equilibrio, trastornos del habla y déficits cognitivos y de conducta.

La rehabilitación busca minimizar las secuelas del paciente que ha sufrido un ictus, así como facilitar su reintegración social. Es un proceso activo que requiere la colaboración del paciente y de su familia.

El método Bobath tanto en fisioterapia como en terapia ocupacional es el más utilizado, además de otras estrategias como puede ser la rehabilitación de la marcha en nuestro sistema de suspensión Lite Gait. Si bien es cierto que la lesión neurológica determinará las secuelas del paciente, y es muy difícil alcanzar recuperaciones completas cuando son de gravedad, mediante nuestras técnicas de fisioterapia y terapia ocupacional ayudamos a que el paciente sea capaz de desenvolverse de la manera más autónoma posible intentando mejorar su calidad de vida conviviendo con su discapacidad.