Retraso Psicomotor

Esta es una afectación que vemos a menudo en clínica y que evoluciona muy favorablemente desde la primera sesión, sobre todo en los aspectos motores, que son nuestra especialidad.

El niño tiene que ir cumpliendo una serie de hitos del desarrollo durante el crecimiento. Existen unos periodos de tiempo determinados en los que el niño debe de ir cumpliendo objetivos como voltear, mantenerse sentado, gatear, caminar, correr, saltar, subir y bajar escaleras… ser capaz de hacer un puzzle de “X” piezas, abotonarse, hacer la lazada de los cordones…

Cuando nosotros hablamos de retraso psicomotor en exclusiva,  es cuando hay un desfase en la adquisición de estas metas pero no existe una causa de lesión cerebral como tal.

Queremos decir con esto que existen lesiones neurológicas o genéticas que conllevan retraso psicomotor y que necesitan  tratamiento durante varios años. Pero a veces los niños sufren pequeños retrasos sin causa justificada aparentemente y que se recuperan muy rápido en cuanto se les dan los estímulos adecuados y se elabora un programa para que la familia colabore en la rápida evolución de su hijo.

Todas las técnicas de fisioterapia y terapia ocupacional que utilizamos se basan precisamente en el desarrollo normalizado de los niños y tenemos las herramientas necesarias para poner al niño en situación de aprendizaje y hacerle despegar en su evolución.