ATM. Fisioterapia Cráneo-Mandibular

El bruxismo y la hiperpresión mandibular, son las dos patologías más frecuentes en éste ámbito y a veces se confunden. En ambas, la sintomatología no es únicamente en los propios dientes, si no que suele dar dolor e incapacidad funcional en la articulación temporo mandibular (ATM), e incluso a la larga, desgaste también en el menisco de la articulación, provocando así, artrosis en ella.

En el Bruxismo aparece el rechinamiento de los dientes, y el individuo que la sufre puede no darse cuenta hasta que el dentista (comprobando un aumento del desgaste dental) o su compañero/a de cama, se alerta del sonido producido por ese rechinamiento, ya que se da durante el sueño. Habitualmente los que lo tienen padecen de estrés o ansiedad, sobrecarga muscular en zonas como el cuello, y a su vez de la musculatura masticatoria.

En el caso de la Hiperpresión Mandibular no existe ese rechinamiento, y puede ser tanto durante el sueño como de forma consciente. En alguno de estos casos la férula dental puede incluso empeorar el problema.

Fácilmente da dolor en la mandíbula, sobre todo al despertar por la mañana e incapacidad de abrir la boca por completo, incluso  chasquidos del menisco articular.

El tratamiento de fisioterapia consiste en terapia manual y miofascial, movilizaciones, estiramientos, elaboración de un plan de ejercicios específicos, reeducación postural, punción seca, técnicas de relajación y respiratorias.

Es muy efectivo en casos de hiperpresión mandibular, y no tanto en el bruxismo si se quiere tratar la patología en sí. Pero en ambos casos se disminuye o elimina la sintomatología, que pueden ser esos dolores o disminución de la apertura bucal, pero también vértigos, cefaleas, nauseas, tensión y contracturas cervicales.

Otros posibles síntomas son la vista cansada, ruidos (o zumbidos) y dificultad al tragar.