Vojta

Método desarrollado por el profesor Vojta entre los años 50 y 70 el cual descubrió que se podían desencadenar una serie de reacciones motoras en el tronco y en las extremidades mediante estímulos manuales concretos partiendo de determinadas posturas. Estas reacciones no estaban presentes en los niños con parálisis cerebral u otros trastornos neuromotores, pero a base de repetir estos patrones iban activándose progresivamente generando una mejoría en la estabilidad, en la ejecución de los movimientos e incluso en la fluidez del habla.

Gracias a las observaciones del profesor Vojta que definió unos patrones motores estandarizados en el lactante sano, los profesionales formados en esta técnica son capaces de realizar diagnósticos precoces observando aspectos como la motricidad espontánea, las reacciones posturales o el desarrollo y evolución de los reflejos primitivos.

El principio de la terapia es la locomoción refleja que consiste en desencadenar las mismas reacciones usando siempre los mismos estímulos. De ahí la palabra “refleja”.

Se realizan unas suaves presiones en varias partes del cuerpo con el niño colocado en supino, prono o tumbado lateralmente.

A través de la aplicación terapéutica de la locomoción refleja, se activan en el paciente aquellas funciones musculares usadas de forma inconsciente y necesarias para la motricidad espontánea del día a día, sobre todo en la columna vertebral , pero también en brazos y piernas, manos y pies y en la cara.

Los objetivos son conseguir un mayor control postural, una mejor capacidad de mantener y desplazar el cuerpo en contra de la fuerza de la gravedad (lo que llamamos enderezamientos) y una mejoría del movimiento propositivo de prensión y del paso de lasextremidades.