Trastorno de la Descordinación Motora. Praxis

La praxis es la máxima capacidad de nuestro cerebro para organizar sus diferentes funciones y mandar la información pertinente que nos permita escribir, cocinar, recortar un papel, utiliza en teléfono móvil, etc. Se puede ver afectada por diferentes factores que no permitan una total autonomía de la persona en su entorno.

Cuando esto sucede debido a una lesión cerebral, el tratamiento neuro-rehabilitador consiste en reeducar en esas funciones, para llegar al objetivo final de poder realizar la tarea sin supervisión. Para esto se utilizan diferentes técnicas y métodos personalizados según el área cerebral afectada.

Pero cuando no se atribuye a daño o anomalías en el sistema nervioso central, se utiliza un enfoque de tratamiento denominado integración sensorial, que ayuda a potenciar las bases de las uniones neuronales responsables de una correcta ejecución de la actividad.

Con el tratamiento se observará un aumento de la coordinación motriz, que se verá reflejada en las tareas cotidianas e,  indirectamente, en la confianza y motivación intrínseca del niño.