Síndromes Genéticos

Existen multitud de síndromes de causa genética que viene acompañados de trastornos motores que dificultan el normal funcionamiento de nuestros músculos alterando la motricidad y disminuyendo el grado de autonomía.

Los más habituales en consulta son el Síndrome de Down, Síndrome de Angelman, Síndrome de Prader Willi, Charcot Marie Tooth… pero existen multitud de alteraciones cromosómicas que presentan alteraciones del tono muscular, de la postura y de la coordinación de los movimientos.

Cada paciente neurológico es único y debemos analizar las necesidades específicas para saber encaminar el tratamiento de la manera más efectiva repercutiendo en la mejora de la autonomía y en limitar las alteraciones ortopédicas que puedan sobrevenir con el tiempo.

En muchos de estos síndromes existe bajo tono muscular (hipotonía), con lo cual uno de los objetivos esenciales será el de ganar fuerza muscular dentro del marco de las actividades cotidianas. Además de las sesiones semanales suele estar indicado hacer terapias más intensivas como puede ser Therasuit que permite en 4 semanas conseguir lo que en ocasiones podemos tardar al menos medio año.

También la Terapia Vojta en bebés y niños pequeños ayuda a fortalecer y reorganizar el funcionamiento de nuestros músculos.

Pero la elección de una u otra técnica siempre va a depender de las necesidades particulares de cada paciente.