Prolapsos

Es, técnicamente, una hernia vaginal (o varias), y aunque parezca alarmante nos afecta a 3 de cada 4 mujeres. No siempre da una sintomatología clara, pero debido a la vulnerabilidad del “sistema abierto” del que disponemos (la vagina), es muy habitual en el sexo femenino.

Diferenciamos 4 tipos : cistocele, rectocele, uretrocele y histerocele (descenso de vejiga, recto, uretra y útero respectivamente). Cada una de ellas puede dar un tipo de sintomatología distinta, pero todas tienen en común que con los años van descendiendo progresivamente (en algunos casos más rápido que en otros, dependiendo del  mecanismo que provoca la lesión ), y de ésta forma se le otorgan diferentes “grados” de prolapso (1, 2, 3, 4…).

Los síntomas más claros son sensación de peso en esa zona, pérdidas de orina, urgencia miccional o vejiga hiperactiva, dispaurenia profunda (dolor a nivel profundo de la vagina durante las relaciones sexuales con penetración), estreñimiento, etc. Pueden darse sólo UNO de esos síntomas o varios.

En función del tipo de prolapso, de su grado y de los síntomas adaptaremos el tratamiento a diferentes técnicas, como puede ser la Gimnasia Abdominal Hipopresiva y el trabajo del equilibrio, con un tronco de eutonía por ejemplo. A parte de esas dos técnicas imprescindibles también trabajamos con terapia manual, punción seca, técnica de la cremallera y pautas domiciliarias. Con esto conseguiremos eliminar la sintomatrología y frenar el prolapso.