Parkinson

La enfermedad de Parkinson es un trastorno neurodegenerativo que afecta al sistema nervioso de manera crónica y progresiva. Es la segunda enfermedad más prevalente en la actualidad después del Alzhéimer . Está enmarcado dentro de los Trastornos del Movimiento.

El Parkinson se caracteriza por la pérdida (o degeneración) de neuronas en la sustancia negra, una estructura situada en la parte media del cerebro. Esta pérdida provoca una falta de dopamina en el organismo,haciendo que el control del movimiento se vea alterado, dando lugar a sígnos motores como el temblor en reposo o la rigidez.

Las principales causas son la edad y los factores genéticos.

La edad es un claro factor de riesgo, siendo la edad media del inicio entre los 55-60 años. Así, la prevalencia aumenta exponencialmente a partir de la sexta década de vida. Cuando aparece antes de los 50 años, se denomina Enfermedad de Parkinson de Inicio Temprano.

El 90% de los casos de párkinson son formas esporádicas, es decir, no se deben a una alteración genética concreta. No obstante, se estima que entre el 15% y el 25% de las personas que tienen la enfermedad cuentan con algún pariente que la ha desarrollado.

Los síntomas deben incluir la lentitud de movimientos y además, al menos uno de los siguientes:Temblor en reposo, rigidez muscular o inestabi­lidad postural.

La falta de temblor en reposo no excluye el diagnóstico ya que puede estar ausente en el 30% de los pacientes.

El objetivo principal de la fisioterapia es mantener la mayor autonomía personal durante el mayor tiempo posible. Se trata de mantener la marcha, trabajar el equilibrio y la cordinación de movimientos, disminuir la rigidez y mantener la musculatura lo más fuerte y funcional posible.