Parálisis Cerebral

Trastorno global de la persona consistente en un desorden permanente y no inmutable del tono, la postura y el movimiento, debido a una lesión no progresiva en el cerebro antes de que su desarrollo y crecimiento sean completos. Dicha lesión puede generar la alteración de otras funciones superiores e interferir en el desarrollo del sistema nervioso central (Definición adoptada por ASPACE).

En todos los casos existe una lesión en el cerebro, cosa que no ocurre en otros trastornos aunque la sintomatología pueda ser parecida.

Se puede producir en la gestación, durante el parto o en los  primeros años de vida.

La lesión cerebral es irreversible pero no evoluciona a más, los síntomas varían a lo largo del tiempo, sobre todo por los trastornos ortopédicos que aparecen a lo largo del crecimiento fundamentalmente. En todos los casos hay alteraciones en la postura, tono muscular y movimiento, con distintos grados de afectación. A estos signos clínicos se pueden asociar  trastornos sensoriales, perceptivos, cognitivos, respiratorios, epilepsia, trastornos del lenguaje, de conducta…

Cuanto más precoz sea el inicio del tratamiento de fisioterapia mejor será la evolución ya que podremos prevenir desde el inicio las posibles deformidades ortopédicas y podremos actuar sobre la neuroplasticidad generando cambios en el cerebro dañado y  adquirir destrezas que no habrían sido posibles sin la intervención de los profesionales.

Hay que ser realistas y saber que el grado de afectación es determinante para la evolución pero siempre hay que llevar al niño a su máximo potencial y eso se consigue a base de esfuerzo tanto de los padres en casa, como de los profesionales que intervienen en el tratamiento del niño ya sean fisioterapeutas, terapeutas ocupacionales, logopedas, maestros, psicólogos…

La coordinación con las familias es clave para llegar a ese máximo potencial.

Existen bastantes métodos diferentes de rehabilitación que persiguen los mismos objetivos y a veces las familias escuchan diferentes recomendaciones y no saben qué elegir.

Por eso en Fisiorama estamos formarnos en todos los métodos más importantes como pueden ser Bobath, Vojta, Integración Sensorial, Le Metayer o Therasuit, para poder escoger lo necesario en cada caso y obtener los mejores resultados posibles.