Halliwick

Es la Terapia Acuática más reconocida para tratar con personas con discapacidad motora.

Consiste en trabajar los movimientos en el agua en los tres planos del espacio, disminuyendo cada vez más la ayuda por parte del fisioterapeuta hasta que el paciente consigue hacerlos de manera independiente. El objetivo es la flotación y el desplazamiento libre e independiente dentro del agua. Además de los propios objetivos evolutivos dentro del agua, el tratamiento tiene repercusión positiva en aspectos posturales y propioceptivos fuera de ella, convirtiéndose en un buen complemento del trabajo en sala.