Disfunción eréctil

Ésta disfunción afecta cada vez a hombres más jóvenes, es abarcable a todas las edades, aunque más habitual a partir de los 50 años, y con el tiempo tiende a aumentar progresivamente.

Si se trata de un problema estructural podemos ayudarte, eso lo sabremos a partir de una primera consulta de valoración, es importante haber acudido previamente al médico para descartar  lesiones neurológicas (en la médula, por enfermedades o intervenciones quirúrgicas), hormonales o psicológicas. A partir de esa sesión podremos ver cuál puede ser la causa y que necesidades hay, trabajaremos técnicas propioceptivas, ejercicios hipopresivos, Kegels específicos para hacer en casa (entre otras pautas domiciliarias), Biofeedback y electroestimulación, etc.

Esto ayudará a mejorar el tono de los músculos perineales (responsables de mantener la erección), mejorar la vascularización de la pelvis y la situación de estructuras nerviosas, además de tratar posibles fibrosis por cirugías o traumatismos.