Alzheimer

Enfermedad degenerativa progresiva causante de un trastorno cerebral y de la demencia senil más recurrente. Su evolución se desarrolla en tres estadios, comenzando la afectación en las funciones cerebrales que controlan el pensamiento, la memoria a corto plazo y el lenguaje. Lo que se denomina deterioro cognitivo leve, causante de un deterioro en el desarrollo de las actividades de la vida diaria.

Hay estudios que acreditan que, si en este inicio de enfermedad, se mezcla tratamiento farmacológico junto con otros tipos terapias no farmacológicas, se provoca un enlentecimiento de su avance, pero hoy en día no existe ningún tratamiento que pueda detener su progresión.

En el segundo estadio, se comienza a recomendar y realizar adaptaciones de los ambientes más habituales en los que se mueve la persona, junto con los demás tratamientos. El aumentar el tiempo en los lugares conocidos para la persona ayuda en orientación espacial. Y, en este estadio, es cuando la figura del cuidador comienza a tener más fuerza, debido a que el deterioro de la memoria a corto plazo provoca que la persona sea totalmente dependiente en las actividades instrumentales (comprar, limpiar el hogar, usar el teléfono, salir a dar un paseo por el parque, cocinar).

En estos dos episodios iniciales de la enfermedad la terapia ocupacional proporciona talleres cognitivos de mantenimientos de funciones ejecutivas y adaptaciones con visitas domiciliarias u otros ambientes cotidianos, así como proporcionar ayuda y productos de apoyo a familiares /cuidadores del usuario.